Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar

Etiquetas del contenido

Mitos sobre el CBD

Fecha: 10 de Mayo de 2019

Fuente: www.dinafem.org

Informaciones erróneas sobre el CBD que es necesario aclarar para tener un mejor conocimiento del mismo

El CBD o cannabidiol ha cambiado las reglas del juego de la industria cannábica en los últimos años, un compuesto de la marihuana que contiene múltiples propiedades a nivel medicinal y aporta algunas ventajas también a nivel recreacional

Este cannabinoide no solamente ha impulsado la regulación del cannabis en muchos Estados y países, sino que además ha modificado el paradigma de consumo.

Como suele suceder cuando algo se pone de moda, han surgido muchos mitos y falsas creencias alrededor de este compuesto que conviene clarificar. La clave para un consumo más consciente y responsable es la información, en este post aclaramos qué hay de cierto en los mitos más extendidos sobre el CBD.

Investigación de la planta del cannabis

Mito 1: El CBD no produce ningún efecto en nuestra psique

Es muy común describir el CBD como un compuesto no psicoactivo, nosotros mismos utilizamos este término, pues es la manera más sencilla de dar a entender que este cannabinoide no provoca el "colocón" que asociamos a la marihuana y cuyo responsable es el THC. Pero en realidad, siendo más precisos, el término "psicoactivo" hace referencia a cualquier sustancia química que ejerza un efecto sobre el sistema nervioso central y provoque alteraciones en sus funciones.

Está demostrado que el CBD no produce alteraciones en las funciones motoras o en la percepción de la realidad (como sí lo hace el THC). Sin embargo, se ha probado que el CBD es ansiolítico, anti-psicótico, y que eleva el estado de ánimo. Por tanto, sí que tiene impacto sobre la psique, aunque no produzca un efecto intoxicante.

Mito 2: EL CBD es medicinal y el THC recreacional

Esta es una de las falsas creencias más extendidas, en realidad múltiples estudios avalan las aplicaciones del THC en el campo medicinal, así como también las del CBD. A su vez, el CBD también se utiliza en el ámbito recreacional, pues las variedades ricas en CBD producen un efecto psicoactivo más sostenible. Si bien es cierto que el CBD por sí solo no produce ese efecto intoxicante que relacionamos con la marihuana, en combinación con el THC, ejerce un efecto modulador sobre este y abre la posibilidad a diferentes experiencias psicotrópicas.

Cannabis medicinal

Mito 3: El CBD es sedante

El CBD en sí no es sedante. No hay que confundir su efecto ansiolítico con un efecto sedante o narcótico. En realidad, algunos estudios apuntan a que el CBD podría provocar un efecto "activador" o energético. Es posible que esta confusión se haya originado porque la mayoría de variedades ricas en CBD contienen altos niveles de Mirceno, un terpeno que sí posee propiedades sedantes. El cannabidiol en sí aislado no provoca somnolencia, es más, algunos pacientes en estudios clínicos han asegurado que se sentían más despiertos cuando consumían altas dosis de este cannabinoide.

Mito 4: El CBD obtenido del cáñamo es menos efectivo que el que proviene del cannabis

El CBD es un cannabinoide y su calidad no varía según la fuente de la que se extraiga. La molécula en sí será la misma si hacemos una extracción de flores de cáñamo o de variedades de marihuana ricas en CBD. La diferencia puede estar en los niveles de concentración de CBD resultantes, es decir, en la cantidad de CBD que tendremos en los dos aceites al final del proceso. En este caso sí que es más que provable que la mejor opción sea extraer el CBD de una variedad de cannabis rica en CBD. La razón es sencilla, gracias a los procesos de breeding realizados en algunos bancos de semillas, estas variedades poseen niveles de CBD mucho más altos que los de la planta del cáñamo.

Mito 5: EL CBD no tiene efectos secundarios

El CBD sí que puede producir efectos secundarios tales como cansancio, diarrea o cambios en el apetito y el peso. La confusión reside en que estos efectos han demostrado ser mucho más leves que los de otros medicamentos que se utilizan en el tratamiento de algunas enfermedades como la epilepsia, donde el CBD ha demostrado ser muy efectivo. Por tanto, este cannabinoide sí que produce efectos secundarios, aunque su rango de seguridad sea muy alto incluso en dosis elevadas.

Mito 6: El CBD lo cura todo

Como cualquier producto que se pone de moda, corre el rumor de que el CBD es un potente "curalotodo". No es cierto. Si bien se ha demostrado que el CBD posee importantes propiedades medicinales que pueden ser muy útiles para tratar diferentes enfermedades, este cannabinoide no es el santo grial de la salud. Como cualquier otra sustancia o medicina, es efectivo para el tratamiento de ciertas dolencias, no es una molécula mágica. Antes de comenzar cualquier tratamiento con CBD hay que acudir a un médico para que evalúe los posibles beneficios que este cannabinoide puede aportar a cada paciente, así como la dosis recomendada. Si por el motivo que sea, esto no fuera posible, recomendamos fervientemente buscar información en fuentes fiables sobre los usos, propiedades y aplicaciones del CBD.

Fuente Dinafem.org y www.cannabismagazine.es